El balance del empresariado pyme santafesino: “terminamos un año malo, con una fuerte presión fiscal”

El presidente de la Asociación Civil de Entidades Empresarias del Sur de Santa Fe (ADEESSA), Marcelo Maciel, realizó un repaso del 2021 para su sector. Según explicó,  fue una año “malo” en el que muchos comercios que no lograron adaptar su actividad, a lo cual se sumó la complejidad de la coyuntura económica y la alta presión fiscal Por otra parte, destacó que el 2022 puede ser mejor, ya que “hay todo por hacer”.

Entre los puntos clave para mejorar el futuro inmediato, Maciel subrayó la necesidad de una negociación de la deuda externa “con buen criterio”, una mejor comunicación entre el sector público y el privado, y un blanqueamiento de todos los sectores económicos. Con respecto a este punto, expresó: “No podemos pescar siempre en la pecera. Hay que lograr blanquear un sector grande de la economía, logrando que todos tributen por igual, bajando alícuotas y sacando impuestos regresivos como los ingresos brutos, aportes patronales y otros que hacen difícil la subsistencia de las pymes”.

En lo referente al 2021, el dirigente de ADEESSA apuntó los principales problemas que tuvo el sector comercial y de servicios: “La presión tributaria actual, las tarifas de los servicios públicos, el financiamiento genuino para inversión, la falta de previsibilidad jurídica, la inseguridad y, por supuesto, la galopante inflación”. Por otro lado, se mostró preocupado por la complejidad que deben enfrentar las empresas a la hora de contratar nuevos empleados: “Hoy en día antes de tomar a una persona lo pensamos 10 veces. Se deberían crear condiciones para generar empleo permanente sin atosigar a las empresas, reemplazar los planes sociales por trabajo genuino”, advirtió.

En materia de presión fiscal, Maciel reclamó: “Todavía se siguen generando condiciones para sumar impuestos, como es  el caso del Impuesto a la Herencia y las escalas del monotributo no subieron de a cuerdo a la inflación. Más gente va a salir de ese sistema y pasarán directamente a otro nivel, autónomo, con todo lo que ello conlleva”.

Por otro lado, destacó la buena comunicación con el gobierno provincial. “El gobernador entiende muy bien la dinámica del sector productivo y las pymes. Trabajamos muy bien con el ministerio de la Producción y específicamente con la secretaría de Comercio Interior. Por ejemplo, prorrogar la vigencia del Pacto Fiscal sin que se toquen alícuotas hasta 2023 fue una señal muy buena”, dijo.

En lo que respecta a las políticas de alcance nacional como la Ley de Góndolas, el congelamiento de precios y la extensión de la prohibición de despidos y doble indemnización, Maciel se mostró en desacuerdo. “No creemos que fijando precios se logre bajar la inflación. El comercio no es formador de precios. Hay cambios en los precios relativos porque hay variables que cambian constantemente, como los insumos que están en dólares”, apuntó.

Finalmente, concluyó: “Se deberían crear herramientas que no ahoguen a las pymes a la hora de renovar el plantel de empleados. Por ejemplo, un sistema que se aporte mensualmente a cada trabajador en una cuenta específica y que pueda retirar ese dinero al retirarse de una empresa o cuando disponga”.